Un cigarrillo y su boca

[Albertucho – Ojos de ceniza]

Un destello fulgurante iluminó el patio de butacas. Al momento, y brevemente, el destello se volvió un sutil tilileo rojizo, hasta que se apagó. Tras esto, la oscuridad impidió ver la bocanada de humo que aquella chica expulsó de sus pulmones. Muchos se giraron al ver el destello, distraidos por un momento de la película que estaba siendo proyectada en aquel cine de verano (Path of Glory, si mal no recuerdo), y la mayoría se quedó en eso: distraidos por un destello. Sin entrar en más investigaciones, los distraidos volvieron a de nuevo su atención a la proyección, pero yo no pude. Tal vez fuera cosa de mi instinto de urraca, despertado por el reflejo brillante del fuego, de aquel mechero plateado, que con la delicadeza digna de una femme fatale, encendió el cigarrillo Ducados negro, que sostenían con firmeza sus labios. O tal vez fueran sus labios.

No me encontraba especialmente cerca, lo suficiente como para ver el paquete de Ducados, y el brillo del Zippo; lo suficiente para oleer el acre humo del tabaco negro; lo suficientemente cerca como para que la película perdiera mi amistad y toda mi atención espía recayera sobre aquellos dedos que jugueteaban con el filtro cuando el cigarro era golpeado para tirar la ceniza. Si ella se percató de mi interés en sus aficiones fumadoras, no dio muestra de ello. Al revés, regaló mi vigilancia con un par de cigarrillos más a los largo de la película. Esta pasaba entre bombardéos y juicios, o algo así, sin que la muerte o la genialidad activaran mi interés hacia Kubrick (sí, estoy seguro que era Path of Glory).

Yo estaba atento a cada calada, a cada reavivar del extremo del cigarro, a cada exhalación humeante que brotaba de sus labios. Sus labios. Maltraté mi vista descifrando su color a través del blanco y negro de la película. No se descubría sonrisa, sólo trémulos ósculos al filtro, y leves tics atempreados, suaves, medidos al milímetro por una regla de sensualidad. Su cuello se tensaba y vibraba cuando aspiraba el humo negro de la chimenea menguante, perfilando su elegante anatomía. “¿Cómo algo tan delicado puede fumar algo tan basto?” Pensé. Imaginaba su lengua frotando las rasposidades de ese humo contra su paladar; jugando con las corrientes de humo formadas en su boca; lamiéndose los labios en busca de restos de esa esencia de pesadez e industria. Una lengua demasiado femenina para esa acidez, creo yo. ¡Qué suerte tenía aquel humo de ser huesped de tan hermoso pecho!

Deseé que uno sólo de mis dedos fuera el siguiente en su cajetilla, y que fuera conducido por el sendero de la gloria hasta su boca, ser delicia de su paladar, y un juguete en sus manos. Deseaba que el fin del mundo me pillara encendiéndole un cigarro, y guiar hasta sus labios un Celtas corto; liar con mis manos el más basto picado “caldo de pollo”, y admirarla gozar con la rudeza de su negro sabor. Deseaba ser un cigarro en su boca.

En medio de mis observaciones, la proyección tocó a su fin y, de improviso para mi, el telón bajó, las luces se encendieron, y el público, riguroso, hizo mutis por el foro. Cuando quise darme cuenta, ella había puesto pies en polvorosa y la perdí de vista. Se esfumó como el humo que exhalaba. La busqué, pero fue en vano. Salí fuera del cine, desconsolado, y, sin esperarlo, allí estaba, apoyada conta la pared, fumando. Ya no la iluminaba la pequeña brasa de su cigarro. Ahora la veía a toda ella, envuelta en su niebla. Y sus labios no mentían.

Me acerqué distraido, y sin interés, le pedí un cigarro. “Es negro”, dice ella. “Mi favorito”, respondo yo. He de confesar que nunca he fumado.

Anuncios

2 pensamientos en “Un cigarrillo y su boca

    • Sinceramente, que sea un vicio es algo que no me importa. A veces hasta me apetece el olor del humo, lo echo de menos. Si Bogart levantara la cabeza… Quiero que fume todo el mundo, y fotos artísticas. Yo fumaría sólo por la pose.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s